Taller de yoga


Beneficios del yoga para niños

El yoga sirve para que los niños adquieran conciencia de su propio cuerpo, aprenden a reconocer cada una de sus partes dándoles atención y a adoptar posturas adecuadas para evitar futuros problemas, por ejemplo, de espalda. Además, fortalecen los músculos, adquieren flexibilidad y equilibrio.

A nivel mental, gracias a los ejercicios de respiración consiguen relajar la mente y calmarse. En cierto modo, están aprendiendo una técnica que les será de utilidad en todos los ámbitos de su vida, tanto en los estudios, como en la relación con los demás, en suma, ante cualquier acontecimiento que les ponga nerviosos.

El yoga también les ayuda a aumentar su nivel de concentración, eliminar el estrés y los complejos. Además, en el yoga para niños se fomenta el compañerismo y la amistad, ya que muchas veces se trabaja por parejas o en grupos.

El respeto hacia el medio ambiente, hacia el resto de seres, la paz, el amor o la necesidad de estar en armonía son temas transversales que están presentes en todas las sesiones.

Además, en el caso de los niños, el yoga se ejercita con un marcado fondo lúdico para que, además de lograr todos estos beneficios, vean la clase como algo divertido y novedoso. Por ejemplo, hay sesiones de yoga en la que los niños juegan a estar en la selva y hacen las posturas imitando a los animales de la selva que se van encontrando. En otros casos, también pueden jugar a estar en el espacio de manera que la práctica adquiera siempre un aspecto de diversión y estimulando la creatividad.

Los niños pueden empezar a practicar yoga a partir de los 3-4 años. Normalmente se hacen grupos en función de las edades para adaptarse a las necesidades de cada etapa. Con niños de 3-4 años se estimula sobretodo los sentidos y el movimiento mientras que con niños de 7 u 8 años, edad en la que ya empiezan a desarrollar sus habilidades: están en pleno crecimiento, conocimient y razonamiento, responden a las correcciones, se pueden trabajar aspectos más mentales como las visualizaciones.

Salvo que el médico lo indique, el yoga no está contraindicado en ningún caso. Si un niño es muy inquieto estará muy bien que practique un ejercicio aeróbico para desfogarse que después termina siempre en una sesión de relajación.Si  por el contrario es un niño muy tímido, le vendrá bien para estar en contacto con otros niños sin la presión de la competición, sino en una práctica relajada y que no busca que los niños destaquen sino que se conozcan a si mismos y cultiven sus herramientas personales.

Por otro lado, el yoga también puede valer para niños que tienen patologías como escoliosis u de otro tipo que de hecho pueden mejorar mucho con la practica continuada de esta disciplina.

Edad: de 5 a 12 años

Horario: Martes y Jueves de 18:00 a 19:00
Precio: 12 euros (clase suelta) 40 euros (mes completo).

Eva yoga